Sistema monetario europeo

euros

Es increíble lo mucho que pueden fijarse los críos en lo que decimos y hacemos. Me sorprende ver como, aunque parezca que no están prestando atención, están atentos a cada cosa. Hacer la compra con F. es una de ellas. “¿Por qué el calabacín está caro si cuesta lo mismo que…?” y ahí nos quedamos… “A ver… es que son dos cosas muy diferentes…” Ý os aseguro que  fue la conversación más difícil en mucho tiempo. Tener que explicar a F. que un alimento (el decía que comer era más importante que para lo que servía lo otro) considerábamos que debía bajar de precio… No os digo más que no conseguimos convencerle.

Pero si nos dimos cuenta de que mi pequeño hombrecito estaba más atento al dinero de lo que pensábamos. Tenía elaboradas unas tarjetas (que ya compartí en algunos grupos de facebook) y estuvimos usándolas, y salvo los billetes de más de cincuenta, que en mi casa no han existido nunca ( 😦 ainssssss que penita ser pobre 😛 ) el resto los conocía ya.

Las he vuelto a rehacer para tenerlas en el nuevo formato y aquí os las dejo:

Espero vuestro feedback en comentarios. Gracias mil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s