Pasta de sal: plastilina casera


Ahora que tengo a mis peques todo el tiempo conmigo, necesito echar imaginación o memoria para plantear a mi pequeña toddler actividades que le resulten no sólo estimulantes sino que la entretengan un ratito 😜

Recordé que con F. hice plastilina casera que además, como no había alergia al gluten, no era ni tóxica ni peligrosa. Como la receta lleva mucha sal sabía que lo máximo que comería A. de la masa sería poquito. (Mi chiquitina es un aspirador, cosa que ve en el suelo, encima de un mueble… cosa que cata 😖)


La receta es súper sencilla:

  • Una parte de sal (mejor si es fina)
  • Una parte de agua
  • Dos partes de harina
  • Mezclamos todo muy bien y añadimos harina hasta que deje de estar pegajosa o agua si vemos que está demasiado seca y dura. 🎉 tachán🎉

Si queréis usar colorante alimenticio para darle color, os acosenjo poneros guantes 😜. Porque tardó un poco el irse el azul de mis manos cuando la hice para F. por primera vez.

Estuvieron un rato jugando los dos, mientras que A. se limitaba a estrujarla, F. se dedicó a hacer huellas de dinosaurios, zurulletes, gusanos… me pidió darle color pero tenemos que comprarlo. Para otra vez 😁

Espero vuestro feedback en comentarios. Gracias mil.

Volver al índice.

Cómo disfrutar de una clase de fracciones en 1º ESO

tartas

Una de la ventajas de que en mi instituto los responsables de la cafetería sean los mejores del mundo mundial, es que nos dejen usarla para poner en práctica un trabajo de los alumnos.

En dos grupos de primero de la ESO, les propuse hacer un trabajo para afianzar los conceptos de fracción, orden de fracciones y para terminar de practicar las operaciones. Cada día lo hizo un grupo e intentamos usar las horas en las que había menos jaleo en cafetería y los chicos tenían clase conmigo. Tenían que hacer grupos de cuatro o cinco alumnos y cada grupo debía trabajar de forma colaborativa la siguiente receta:

receta

Debían resolver las operaciones para obtener la cantidad de ingredientes necesarios para realizar una tarta de queso y ordenar las fracciones para tener los pasos a seguir en la secuencia correcta. Objetivo final: Hacer la tarta.

No os podéis imaginar el entusiasmo que tenían, lo divertido que fue y… lo riquísimas que salieron jajajajaja Ya les dije que sería un regalo estupendo el día de la madre (o de la abuela o de la tía…) Fue fácil y estuvimos solo 55 minutos.

Al día siguiente (deben estar refrigeradas un tiempo y los encantadores responsables ❤ de cafetería nos dejaron espacio es sus cámaras) hicimos una degustación con cuatro profesores como jurado. Así quedó una de las tartas tras la cata:

IMG_20170316_114309313

Trece minutos después los chicos no dejaron ni las miguitas 😀 😀

El control del error en esta actividad es la tarta en sí misma jajajajaja, aunque alguna pequeña variación de los ingredientes no afectaba  demasiado. Si necesitáis el documento para hacer la actividad pedídmelo y lo adjunto. De hecho, os lo dejaría en formato word, porque puede adaptarse para primaria con facilidad, en vez de fracciones usar números decimales, o números positivos y negativos… Además solo se necesita un microondas para calentar un poco de nata (que cabe en un vaso grande) y derretir la mantequilla, el resto sin complicaciones 😛

Edito para añadir el documento:

Espero vuestro feedback en comentarios. Gracias mil.

Mis dos artesanas favoritas

artesanas.jpg

Con mi segundo embarazo tenía las cosas muy claras (¿no os pasa a las que tenéis un segundo?) y empecé a buscar grupos en facebook con los mismos intereses que me movían en esos momentos:

  • portear ergonómicamente (la forma correcta) a mi bebé desde el inicio.
  • usar pañales de tela.

Para lo primero conocí Red Canguro, donde me informé de los distintos portabebés recomendados para cada edad. Ya tenía una manduca (que F. y yo adoramos y que ahora disfrutamos A. y yo) pero que para los primeros meses había portabebés mucho mejores. Me compré un fular en un grupo de segunda mano… Bueno… así empecé… con uno 😛

Para lo segundo empecé viendo vídeos de la increíble Cristina Tebar (Montessori en casa) en su blog “CottonCloud” porque ese mundo de los pañales de tela es para estudiar despacito jajajajaja. El caso es que cogí varios pañales de segunda mano porque primero es mejor ver lo que se adapta mejor a cada mamá y cada bebé. Y también quería probar artesanos. Así es como conocí a 3Miniyos. Le pedí dos pañalitos preciosos para el culillo recién nacido de mi A… Y cuando llegaron pensé que eran la cosa más bonita del mundo. Me atreví con sus compresas y salvaslips y ahora no puedo volver a la porquería de las desechables…

3miniyos

A la vez conocí a Caritademono, también le pedí pañales para A, y al llegar trajeron consigo dos regalitos, una compresa postparto a juego con uno de los pañales y un anillo a juego con una bandolera preciosa que tenemos en casa. Empecé con eso y ahora A. tiene las cosas más chulas de Star Wars que un bebé puede pedir y los pantaloncitos evolutivos del Principito que hacen babear a su mamá, entre otras muchas cosas 😛

caritademono

Así comenzó una relación de artesanas-clienta que terminó en amistad con ambas. De cada una puedo decir las maravillas que tengo en casa y las que me faltan por llegar. Con este post solo quiero darlas a conocer, primero porque hacen unos trabajos alucinantes en calidad y en detalles, segundo porque son supermamás que dejan corta la palabra trabajadora, tercero porque seguro que os encantará tratar con ellas… Y cuarto porque las ADORO y si con este post consigo que tengan un par de clientes más estaré feliz.

Perdonar que me haya salido un poco de la temática del blog. GRACIAS MIL.